Barcelona

Guía imprescindible de Barcelona

$module/image

Por Sally Davies

Sally Davies vive en Barcelona desde 2001. Escribe sobre la cultura y gastronomía catalanas para publicaciones como Time Out, Lonely Planet, The Telegraph y The Guardian.

Cómo orientarse

Mandarin Oriental, Barcelona está en el corazón del Quadrat d’Or (Cuadrado de Oro), un distrito de fácil recorrido a pie que muestra las mejores obras de los arquitectos modernistas que transformaron la ciudad a principios de siglo. Está dividido en dos por el Passeig de Gràcia, un elegante bulevar flanqueado por antiguas farolas de hierro forjado.

Estimule su mente

Justo enfrente de Mandarin Oriental, Barcelona se encuentra la colorida Casa Batlló de Gaudí, cuyas relucientes escamas y sinuosas curvas se crearon para evocar un símbolo catalán: el dragón. A corta distancia se sitúa su edificio modernista, La Pedrera, que en la actualidad es un espacio dedicado a exposiciones y que destaca por sus características chimeneas. Durante las noches de verano se celebran conciertos en la azotea. 

A unas calles de aquí se erige la emblemática Sagrada Família, el templo sin acabar de Gaudí, y un poco más lejos se halla el Recinte Modernista de Sant Pau, que hasta hace poco funcionaba como hospital y en el que cada uno de sus coloridos pabellones delimitaba las diferentes salas. En la actualidad se permite la entrada a los turistas, que pueden recorrer sus jardines.

De compras por las tiendas locales

El Eixample es la zona de compras de Barcelona por excelencia y allí podrá encontrar todo tipo de tiendas, desde ferreterías familiares hasta exclusivas boutiques. En la parte inferior de Passeig de Gràcia se encuentran las tiendas insignia de las principales marcas, pero cuanto más nos dirigimos al norte, más relevancia adquieren los nombres, entre los que se incluyen Stella McCartney, Dolce & Gabbana y Jimmy Choo, además de diferentes diseñadores locales. En Passeig de Gràcia también se pueden encontrar multitud de marcas locales, desde la elegancia a precios asequibles de Bimba y Lola, la tienda de moda Santa Eulalia, que reúne diferentes marcas de alta costura, hasta la omnipresente Desigual, una firma que se caracteriza por sus prendas con estampados de vivos colores y estilo “patchwork”. En la parte superior, la calle alcanza la Avinguda Diagonal, donde encontraremos Prada y un par de exclusivos centros comerciales. En cambio, Gràcia, el barrio situado en la parte de arriba del Eixample, ofrece un ambiente totalmente diferente: sus estrechas calles y plazas arboladas son el entorno ideal para descubrir pequeñas boutiques y peculiares tiendas de artículos para el hogar que se mezclan con supermercados normales y talleres mecánicos. Si busca obsequios interesantes de producción local, encontrará los de mejor calidad en las tiendas de los principales museos; o eche un vistazo en la tienda de exposición de joyería, cerámica, moda y complementos catalanes en Artesania Catalunya, en el barri Gòtic.

https://photos.mandarinoriental.com/is/image/MandarinOriental/dmo-mobcn-concierge

Solo en Barcelona...

“Uno de los museos con más encanto de Barcelona y también de los menos conocidos. El Museo Frederic Marès cuenta con una extraña y maravillosa mezcla de colecciones que van desde crucifijos románicos hasta antiguos abanicos de señora.

Mayte Rabanal, manager de conserjería y mayordomos, Mandarin Oriental, Barcelona

Visite la ciudad

Bajando en dirección al mar desde Mandarin Oriental, Barcelona llegará hasta el barri Gòtic, el evocador barrio medieval de la Ciudad Condal, coronado por su catedral gótica y flanqueado por Les Rambles, el famoso paseo de kilómetro y medio de largo, entre cuyas atracciones turísticas se encuentra La Boqueria, el enorme mercado de alimentos. A corta distancia se encuentra el Port Vell, un elegante puerto deportivo que recorre el antiguo barrio pescador y da comienzo a los siete kilómetros de playa de Barcelona. Cuando esté llegando al puerto, deténgase a contemplar la enorme escultura de pop art de Roy Lichtenstein, La Cara de Barcelona.

Celebre su llegada

En homenaje al banco que en su día ocupaba este lugar, el techo de Banker’s Bar del Mandarin Oriental, Barcelona está decorado con cajas fuertes y cuenta con los mejores bármanes de la ciudad. Pruebe el White Cosmopolitan con vodka Ketel One, licor de jengibre King’s Ginger, flor de saúco, sirope de jengibre y lima, o deguste un Green Lady, elaborado con ginebra Hendrick’s, sirope de jengibre, limón, menta y clara de huevo.

Tiempo para relajarse

Tiempo para relajarse

Spa y bienestar

En el spa de Mandarin Oriental, Barcelona también tiene su estudio el famoso podólogo español Bastien González, cuyo equipo hará maravillas en sus pies. Sin duda es el lugar ideal para disfrutar de una pedicura de lujo, un masaje a cuatro manos o una sesión de reflexología.

Cene con estilo 

Moments, restaurante regentado por la chef Carme Ruscalleda y su hijo, Raül Balam, cuenta con dos estrellas Michelin y prestigio mundial por su excelencia. Se ofrecen, entre otros, platos excepcionales como cocas (tostas crujientes típicas de Cataluña) con langosta y arroz caldoso con colas de langostino. Blanc, ubicado en el epicentro del hotel, tiene un aire menos formal y está abierto todo el día. Por otro lado, Terrat es un restaurante al aire libre situado en la azotea que ofrece gastronomía peruana y unas vistas excepcionales. En verano, el Jardín Mimosa —rebosante de plantas y flores mediterráneas— se convierte en un lugar único e ideal para degustar una copa de vino y unas tapas.

Al doblar la esquina se encuentra Tapas 24, un animado y divertido bar de tapas con ambiente distendido capitaneado por el célebre chef Carles Abellan.

Viaje en el tiempo

Hasta los Juegos Olímpicos de 1992 se decía que Barcelona “había dado la espalda al mar”, debido al escaso protagonismo de sus playas. Antes de la afluencia de turistas, se vertieron toneladas de arena para crear el litoral que apreciamos en la actualidad.

https://mandarinoriental.com/templates/main/img/MO_Magazine_Logo_BLK.svg

Y, por último

Al caer la noche, diríjase a la Font Màgica, un animado espectáculo de luz y sonido que tiene lugar en la parte baja de Montjuïc, cerca de Plaça Espanya.