CanouanLa descripción de un huésped de la escapada perfecta

La descripción de un huésped de la escapada perfecta

Aquí está, con toda su tribu feliz y relajada, escapando de los apretados horarios del día a día, de la escuela, del trabajo y de un millón de perfectas y coordinadas rutinas de las que puede ser más difícil olvidarse de lo que piensa… quizá se esté preguntando cómo mantener entretenidos a los niños y los a adultos, o como conseguir que funcione la combinación de “amigos y familia” que parecía una idea estupenda en casa.

No se preocupe. En absoluto.

El clásico encanto desenfadado del Caribe empezará a hacer su magia tan pronto como aterrice en este paraíso oculto de las Granadinas, que está cerca de Mustique, Palm y Bequia, pero en una zona incluso más apartada. En cuanto descienda sobre la pista de Canouan y salga del pequeño avión en el que ha sobrevolado las relucientes aguas del Caribe, sentirá cómo sus hombros se relajan, sabiendo que todo saldrá bien. En realidad, es muy sencillo. Todo lo que necesita para una estupenda escapada lo tendrá aquí en abundancia: un tiempo estupendo garantizado, mares increíbles, una cómoda y lujosa base desde la cual explorar, una amplia selección de platos exquisitos que incluyen clásicos familiares para los más pequeños y sus difíciles paladares, cócteles en abundancia para un toque de felicidad instantánea, gran variedad de actividades para cuando haya descansado y, por supuesto, impresionantes fondos para millones de fotos.

Cinco días idílicos, seis noches perfectas

880A7AA3-D4C7-4F11-B841-5BA3946C4135

Tanto si se aloja en las suites del edificio principal, como si lo hace en una de las maravillosas villas de diseño italiano con patio de las colinas, disfrutará al recorrer la frondosa vegetación de nuestro extenso enclave. La playa Godahl está aquí mismo, pero si buscan más privacidad y, si tienen suerte, podrán disfrutar de una playa solo para ustedes, escalar o tomar un barco a la playa Shell, al otro lado de la bahía, y prepárense para disfrutar de la relajación suprema. Los niños pueden disfrutar de surf a remo o del esnórquel mientras usted se relaja con un libro y, después, como el restaurante se encuentra a tan solo unos pocos pasos de la playa, siéntense bajo un frondoso árbol y disfruten del pescado asado más fresco o de un rotí delicadamente especiado. Tan encantadora y deliciosamente tranquila como esta playa es L’Ance Guyac, en la dirección opuesta. Hablamos de Descanso con “D” mayúscula y con vistas perfectas de la puesta de sol (tome una foto de los niños con la señal circular de la playa en la que figura su nombre). Puede bañarse y, después, disfrutar de unos cócteles con los pies en la arena, seguido de una animada cena con langosta o una ensalada de mariscos en el restaurante iluminado con velas.

Para disfrutar de las mejores vistas de la isla y ver el punto más alto de Mount Royal, póngase las zapatillas y recorra junto a un guía el camino que escala la montaña. Será un buen ejercicio de cardio y recorrerá el empinado camino sorteando las impredecibles raíces de los árboles y las rocas (no se preocupe, siempre que esté en mejor forma que una tortuga, lo conseguirá), pero, una vez que esté disfrutando de las impresionantes vistas de 360 grados de la vasta extensión verdeazulada del océano y de otras islas frente a usted, en la cima de la montaña, sabrá que valió la pena el esfuerzo . De vuelta al complejo, premie su esfuerzo con una bebida helada y con una ensalada de remolacha o una crujiente tempura junto a la piscina.

Sin embargo, si la escalada ha sido demasiado para usted hoy, puede optar por una opción sofisticada: cuando llegue la noche, súbase a un carrito de golf, conduzca hasta el hoyo 13 y disfrute de las vistas con una copa de espumoso en la mano. Además, el precioso verdor del gran campo de golf es un incentivo suficiente como para que pruebe su destreza al día siguiente, o para que los niños, finalmente, reciban esas clases de golf que papá les ha prometido darles desde hace tanto tiempo.

Los entusiastas de la navegación y de los deportes acuáticos pueden aprovechar las olas al máximo en las numerosas bahías de la isla. Para una aventura con todo su grupo tomen el catamarán a los Cayos de Tobago y disfruten de un picnic y de animadas melodías festivas a bordo. Practique esnórquel y bucee en los brillantes cayos, donde cualquiera puede sumergirse y ver cómo las tortugas nadan en el mar. Para ver más barcos y la isla más allá del complejo, vaya al elegante puerto deportivo, que cuenta con restaurantes y un ambiente europeo, con sus fachadas en colores pastel y una alegre fuente que le dan el aspecto de un pueblo de pescadores italiano. Los pesqueros cercanos, con sus montañas de conchas rosadas, emocionarán a los más pequeños y lo inspirarán a usted mientras sopesa las opciones de cena de vuelta en el hotel (o puede que le den ideas para su próxima solicitud del servicio de chef privado en su villa con patio).

No obstante, no se trata tanto de esforzarse en mantener a la familia contenta, como de ver cómo se produce esa magia por sí misma, sin necesidad de ese esfuerzo. Si quiere un momento de desconexión total y una dosis extra de reflexión, camine hasta la preciosa iglesia anglicana que se encuentra dentro de la propiedad del hotel: un espacio realmente tranquilo rodeado de flores tropicales y de tortugas moviéndose a cámara lenta en los alrededores, lo que crea una escena encantadora.

Después, diríjase al spa en la falda de la colina y opte por un masaje corporal completo o por un tratamiento facial con fragantes aceites aromáticos, con las ventanas abiertas para oír el sonido del mar, sabiendo que todos los demás estarán estupendamente mientras usted reconecta consigo mismo.