Su guía esencial de Tokio

$module/image

Por Danielle Demetriou

La periodista británica afincada en Tokio, Danielle Demetriou, es la corresponsal para Japón de The Telegraph. Sus artículos sobre Japón han aparecido en publicaciones como Monocle, The Wall Street Journal, Kinfolk y ICON.

Oriéntese

Mandarin Oriental, Tokyo se ubica por encima de los elegantes rascacielos y modernas tiendas de Nihonbashi, que, a primera vista, parece el distrito de negocios de la ciudad. Aun así, su fachada contemporánea esconde una rica herencia. Al dar un paseo por las calles que rodean el hotel, una mirada más atenta a los complejos modernos revelará innumerables generaciones de negocios familiares, desde artesanos fabricantes de cuchillos hasta vendedores de algas.

Alimento para la mente

Para un breve recorrido por la cultura japonesa, diríjase a Ueno Park, a siete minutos en la línea de metro de Ginza. En sus amplios terrenos encontrará muchos museos, incluido el Museo Nacional de Tokio, donde encontrará grabados en madera, antiguas herramientas para la ceremonia del té y estatuas de Buda, además del Museo Nacional de Arte, el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia y el Museo de Arte Metropolitano de Tokio. También encontrará estanques de loto, templos, santuarios, un zoológico, cafeterías, salas de concierto y estupendas oportunidades para contemplar a los locales. El lugar también es uno de los más importantes durante la temporada de los cerezos en flor, con una gran afluencia de gente que va a hacer un pícnic bajo los rosados capullos en forma de nube de sus cientos de cerezos en primavera.

Compre como un lugareño

El complejo Coredo Muromachi comprende tres edificios contemporáneos en la puerta del Mandarin Oriental, Tokyo, y es perfecto para buscar objetos tradicionales de artesanía en un entorno moderno. Vea los cuchillos artesanos de Kiya, que datan de 1792, saboree un caldo para llevar en el Ninben’s dashi bar y examine las tradicionales vajillas lacadas (desde tazones para sopa de color bermellón hasta platos con motivos contemporáneos) en Yamada Heiando, uno de los proveedores de referencia de la familia imperial. Otro monumento local es Nihonbashi Mitsukoshi Main Store, los primeros grandes almacenes de Japón, cuya regia entrada está enmarcada por dos leones. Lo más importante es su amplia sección de quimonos de la cuarta planta, así como su zona de comidas del sótano, conocida como “depachika”, repleta de comida hermosamente dispuesta y lista para que tome su foto para Instagram.

https://photos.mandarinoriental.com/is/image/MandarinOriental/dmo-motyo-concierge

Solo en Tokio...

 “La sede del Bank of Japan, que puede verse desde el Mandarin Oriental, Tokyo, es un edificio que tiene forma de signo de yen (円). No obstante, se cree que se trata de una coincidencia, ya que, cuando se construyó en 1896, se utilizaba otro símbolo para el yen”.

Masumi Tajima, director de servicios de conserjería de Mandarin Oriental, Tokyo

Cene con estilo 

Apartada, en una discreta esquina de la planta 38 de Hiyama, se encuentra una antigua carnicería de 1935 que ahora está entre los restaurantes de sukiyaki (estofado) más famosos de la ciudad. Hay una carnicería en la planta baja y un restaurante con estrella Michelin en el primer piso al estilo de un salón de té, donde se sirve deliciosa carne de ternera Wagyu y verduras de temporada.

Deje tiempo para relajarse

Escape de las luces de neón y del barullo urbano elevándose 37 pisos por encima del suelo en el sereno entorno del Mandarin Oriental, Tokyo. Después de calentarse en las bañeras con vistas y en la sala de vapor de cristales de amatista, relájese con uno de nuestros tratamientos insignia diseñados para aliviar la tensión de los músculos, que fusionan el masaje oriental de meridianos con aceites personalizados de aromaterapia. (¿Tiene prisa? Disfrute de un tratamiento exprés en Spa Studio). Para disfrutar de la tradicional serenidad japonesa en el corazón de la ciudad, aventúrese unos minutos a pie en The Koomon, una pequeña institución cultural familiar. Aquí, en una relajante sala con tatami, los maestros en quimono enseñan el arte de la ceremonia del té, de la caligrafía y de la puesta del quimono.

Disfrute de las vistas

Para saborear el viejo Tokio, diríjase a Asakusa, hogar del colorido Sensoji, el templo más antiguo de la capital, con sus puertas de color bermellón y un animado mercado antes de la entrada. En el extremo opuesto del espectro arquitectónico se encuentra el Centro de Información Turística de la Cultura de Asakusa, un edificio de madera construido por Kengo Kuma (que también está construyendo el Estadio Olímpico para 2020).

Tras 20 minutos a pie (o un corto trayecto en tren) desde Asakusa, llegará a uno de los lugares más emblemáticos y contemporáneos de la ciudad, Tokyo Skytree, la torre de telecomunicaciones más alta del mundo —que con sus 634 metros de altura llega hasta las nubes—. Ascensores panorámicos que llevan a los visitantes a los miradores, con vistas que se extienden por toda la megalópolis. Mientras tanto, en el distrito de Ginza, las compras y la cultura se combinan en el nuevo complejo Ginza 6, que no solo cuenta con tiendas insignia de las mejores marcas de moda e instalaciones de arte contemporáneo, sino también con un teatro Noh tradicional de madera en el sótano.

Un brindis por su llegada

Hay pocas maneras mejores de empezar su viaje tras su llegada a Tokio que pedir un cóctel Nihonbashi y disfrutarlo en un entorno con jazz en vivo en el opulento Mandarin Bar de la planta 37, un pequeño bar en el que los cócteles se convierten en arte. Aquí, las frutas de temporada y los licores japoneses se funden en un delicioso menú de degustación de cócteles con un respeto casi espiritual. La experiencia nos recuerda a una moderna ceremonia del té (pero con alcohol).

Viaje en el tiempo

Nihonbashi cuenta con un puente con una larga e ilustre historia. El primer puente de Nihonbashi se construyó en madera en 1603, mientras que el actual, un diseño de doble arco hecho en piedra, se construyó en 1911. Es el 19.º puente levantado en esta ubicación.

https://mandarinoriental.com/templates/main/img/MO_Magazine_Logo_BLK.svg

Y por último

Pida un deseo al estilo sintoísta en el santuario Fukutoku, un pequeño pero completo templo que data del siglo IX, aunque ha sido renovado recientemente. Admire sus puertas torii rojas y su techo curvo, que se aprecia entre los modernos edificios que rodean el Mandarin Oriental, Tokyo, y después tire una moneda, toque la campana, haga una reverencia y dé una palmada.

Tokio en la temporada de los cerezos en flor